Dentro de la arquitectura se encuentran dos espacios generalizados sumamente importantes; el interior, concebido como el complejo arquitectónico que mantiene su fin para el cual se crea, y el exterior, siendo un espacio de la construcción que se encuentra al aire libre y tiene más una razón estética, de relajación y esparcimiento que permite romper con el estrés que cuatro paredes pueden llegar a causar.

El diseño exterior es una rama del diseño que en conjunto con la arquitectura de paisaje permite utilizar conocimientos, técnicas y experiencias para crear espacios que acompañan las paredes de cualquier construcción.

El diseño exterior es una rama del diseño que en conjunto con la arquitectura de paisaje permite utilizar conocimientos, técnicas y experiencias para crear espacios que acompañan las paredes de cualquier construcción.

No es una tarea sencilla, se debe comprender el entorno; clima, suelo, luz, aire y hasta contaminación para utilizar los mejores elementos posibles, además de las plantas ideales que puedan crecer satisfactoriamente. Aunado a ello, el diseño de exteriores puede incluir fuentes, esculturas, muebles para mejores resultados y el espacio resultante no sólo debe ser agradable a la vista, sino también debe servir como lugar de esparcimiento y en lo sucesivo de armonización con el medio ambiente con apoyo a la ecología.

El diseño de exteriores atiende principalmente a jardines profesionales, pero va más allá, también considera el espacio para embellecerlo y crea hermosas vistas con muros y azoteas verdes, piscinas, estacionamientos y fachadas de negocios y casas. En la gran babilonia eran famosos los jardines colgantes, un antecedente directo de lo que hoy conocemos como jardines verticales y azoteas verdes.

Leer Más